top of page

Entrevista a apoderada de Escuela Andalién de Colina

Conversamos con Andrea Argomedo, apoderada de la Escuela Andalién. En este establecimiento educacional ya se está aplicando la filosofía y metodología Montessori en el nivel Casa de Niños (3 a 6 años). ¡Aquí nos cuenta su experiencia!


¿Conocías antes la educación Montessori? De ser así, ¿qué idea o pensamiento te producía su existencia?


Yo no conocía el método Montessori, pero sí había escuchado hablar sobre él. Me parecía novedoso, porque es otra metodología distinta a la tradicional. Ya no es solo un cuaderno y un lápiz, sino que van haciendo sus propias cosas. Tenía una idea, pero ahora que mi hijo está en el método, me encanta.


Él hace cosas en la casa igual, replica las cosas que aprende acá. Cosas básicas, como hacer bolitas en los calcetines, poner la mesa, que las servilletas vayan en triangulitos, pequeños detalles que muestran un cambio, me sorprende. Me sorprende que sea otro estilo, más para los niños.


¿Has notado un cambio de actitud desde que comenzó la transformación Montessori?


Sí, totalmente, porque el año pasado tenía que hacer tarea y aprender cosas, con lápiz y cuadernos y lo veía más aburrido y mi hijo no quería hacerlo. Ahora es distinto, tiene más motivación, lo noto con mejor ánimo. A él le encanta venir al colegio. Por ejemplo, los fines de semana espera el lunes para volver al colegio.


Ellos van haciendo con sus propias manos las cosas y van aprendiendo, se les cae un vaso de agua y ellos mismo limpian con el pañito, etc.. Esa es la diferencia, aprenden haciendo.


¿Estás contenta con la educación de tu hijo?


Sí, 100%, lo recomiendo mucho. Lo ví en pre-kinder y ahora con el cambio en Casa de Niños. Se nota la diferencia, el entusiasmo, las ganas de ir al colegio y la energía. Me encanta el método, me fascina y ojalá fuera así en todos lados. Ojalá que todo el colegio pueda tener este método porque de verdad sirve, totalmente.


Como mamá es potente darse cuenta de esa autonomía. Una se sorprende. Antes pensaba que “cómo va a hacer eso tan chico”. Y mi hijo me dice "en el colegio me lo enseñaron". Me encanta. Una experiencia muy buena, lo hace ser más independiente. Si te equivocas aprendes, el error no como un castigo, sino para aprender.


15 visualizaciones0 comentarios

Comentários


logo-CIEM-vertical (1).png
logo-fundación (1).png
bottom of page